4 formaciones que el sector de la restauración necesita y tú agradeces como cliente

¿Tienes un restaurante? Ni tampoco lo necesitas; si has sido cliente también sabes esto: sabes lo paradójico que resulta que un sector, que representa casi el 5% del PIB nacional y que proporciona trabajo a más de 1,2 millones de profesionales, siga enfrentándose -una y otra vez- a los mismos retos.

Toma nota:

  1. Dejar de descuidar al cliente, y empezar a adelantarse a sus necesidades, escuchando y gestionando sus quejas.
  2. Potenciar las ventas empáticas, que ayuden a fidelizar al cliente y aumentar la calidad del servicio
  3. Hacer el trabajo más fácil, actualizando los procesos que faciliten el trabajo y los tiempos en sala para el cliente y el personal
  4. Hacer desaparecer la incertidumbre profesional y que empiece a ser cosa del pasado.
  5. Impartir formación motivada y de valor; solo así se retiene a los profesionales.

Estos son los retos a los que se enfrenta un sector que, según el último estudio de Percepción sobre el empleo en el sector de la Hostelería y la Restauración 2022,- y no importa el tiempo que transcurra…- sigue generando una imagen negativa para un 33% de los usuarios y profesionales… ¡Y cómo cuesta modificarla!

De la calidad de tu formación depende la confianza de tus clientes.

La pregunta sería: ¿Hemos hecho algo internamente para que esto deje de ser así?… Os contamos porque seguimos sin ver resultados o son muy lentos, según los expertos:

  • Falta formación a medida, no tan inespecífica
  • Conocimientos específicos que ayuden a lidiar con la gestión y organización en un entorno donde el perfil de los profesionales es tan heterogéneo; y donde las profesionales más demandadas corresponden a personal de sala, (30% camareros y 8% ayudantes de camarero), auxiliares de cocina (9%) o jefes de sala…
  • Se carecen de herramientas que ayuden a la fidelización de un equipo.
  • Seguimos habituados a la alta rotación del sector

Empleados felices, clientes fidelizados

Memoriza esta máxima porque es donde vamos a encontrar la respuesta a los retos que nos sigue planteando el sector de la restauración. Si queremos buenos empleados, necesitamos recursos que les ayuden, que les inspiren confianza, y que les haga comprometerse con lo que hacen. Básicamente porque, una vez has encontrado al cocinero que necesitabas… ¿Por qué dejarlo escapar y gastar recursos en preparar a otro?

Si encuentras la manera de fidelizar a tu trabajador más valioso, encontrarás la forma de que éste atraiga. ate cliente…

Prioriza la retención del personal

A este panorama súmale los retos a los que se enfrenta el sector de la hostelería y que se traduce en la necesidad urgente de formar a tus equipos para hacer los restaurantes más rentables, siguiendo un sistema, poner el foco en las necesidades más urgentes:

Up selling en hostelería

Que no es otra cosa que aumentar las ventas desde la mirada del anfitrión, trabajando con todo el equipo de sala, capacitándolo para que puedan poner en práctica esta sencilla técnica de venta que radica en lograr que el cliente se decante por aquellos productos que generan un mayor beneficio al restaurante. Eso sí, es un proceso que requiere una rigurosa formación por parte del personal del restaurante, y fomentar esa habilidad para tratar con los clientes.

Gestión del cliente

Facilitar las herramientas necesarias para cuidar del cliente desde todas las perspectivas. La formación al equipo comercial para aprender a hacer presentaciones eficaces arroja luz, pero también la atención al cliente personalizada, tanto telefónica como en sala, para que descubran y conozcan todas las necesidades más inmediatas de sus clientes y tratar de resolverlas.

Digitalización:

Otro puntal imprescindible en el que hay que formar para hacer más efectivo y rentable un restaurante y que abarca todas las áreas. Pueda ayudar a llevar el control de tus ventas, de tu stock o tus compras, entre otros aspectos. Piensa que hay sistemas de trabajo en el que todos los profesionales requieren saber determinados procesos: desde el cocinero al jefe de sala o al jefe de compras, cocineros, sobre todo cuando hay que hacer fichas. También para hacer más eficientes aspectos cómo la digitalización de las reservas, la gestión de la comanda; turnos, horarios o temas contables.

La eficiencia energética:

La climatización y la cocina son los dos flujos de mayor gasto energético en bares y restaurantes, donde tener un plan estratégico que ayude a solventar la situación marca la diferencia a todos los niveles. En especial, en momentos como los actuales, donde estamos viviendo do una auténtica crisis energética, que se está convirtiendo en la espada de Damocles para el sector. Según los datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), los consumos energéticos en hostelería podían superar antes hasta el 25% de los gastos totales en el sector hostelero. Imaginad ahora…

¿Ayudará esto a cambiar nuestra percepción sobre el sector de la restauración?