5 cosas que pierdes cuando no haces formación continua

¿Sabes lo que te está costando no encontrar tiempo para seguir formándote o para formar a los profesionales de tu empresa? De entrada, y aunque no lo veas, te va a costar dinero, pero también vas a perder capacidad de acción, de respuesta, de proyección y la confianza de quienes te rodean; por no hablar de la competitividad.

La formación continua es una baza para adquirir destrezas, mejorar nuestras habilidades y conocimientos -eso por supuesto- pero también para crecer, para aumentar tu confianza y disminuir tu inestabilidad.

Cada vez que renuncias a formarte, ya sea online o presencialmente, a alimentar esas competencias y habilidades y necesidades tuyas o de tu equipo, estas renunciando a:

  • Darte valor,
  • A que crezca tu potencial
  • A tu capacidad de proyección
  • A reinventarte…
  • Diciendo ‘NO’ a la formación estás menoscabando la confianza y la seguridad de tus profesionales.

Y nuestro trabajo es justo hacer lo contrario: que las empresas descubran cómo ganar competitividad con los recursos -y los profesionales- que ya tienen con ellos y que un día escogieron.

El mejor antídoto ante el miedo es la destreza: aprender bien que se te da mal para ganar confianza». 

Si somos tan insistentes con los valores de la formación es porque hemos visto los estragos que han sufrido las empresas que vivían de espaldas a ella. 

¿Sabes lo que estás perdiendo por no formarte ni formar a tus trabajadores?

  1. Pierdes DINERO. Primero porque tienes un crédito solo para ti, para tu empresa, del que puedes disponer, y que si no lo gastas, desaparece. Y con ese dinero desaparecen otras muchas cosas positivas… También cuantifícales en tu presupuesto final. 
  2. CALIDAD: de tu producto y de tu servicio, de cómo lo ofreces y cómo lo vendes a tus clientes.
  3. COMPETITIVIDAD El mercado es feroz, y permanecer quieto no es una opción. Al menos, si quieres seguir siendo alguien que cuenta.
  4. CLIENTES:es fundamental. Si no te formas o no formas a quienes trabajan para ti, estos se irán yendo. Además de perder la posibilidad de acercarte a otros nuevos, un círculo potencial que ni imaginas. 
  5. TRABAJADORES: También se van. Está comprobado que formar motiva, inspira y es una de las razones por las que muchos profesionales, no solo escogen, si no que se quedan en una empresa.

¿Te a atreves a asumir el riesgo de seguir tu vida sin un plan de formación?