El hábito de los triunfadores

corrents

#planificar (hábito 1)

Seguro que has montado una fiesta sorpresa para un familiar o amigo que cumplía años, una cifra simbólica, por ejemplo 40 o 50 años. Te imagino preparando el escenario: lista de invitados, regalo, lugar de la fiesta, etc.

El evento durará unas horas entrañables, pertidas y de reencuentro con mucha gente a la que hacía tiempo que no veías. Unas horas a las que preceden un trabajo previo de planificación vital, a lo mejor, de meses.

Pues bien, de la misma manera que  hay un trabajo previo para disfrutar de unas horas estupendas con los amigos, también en tu profesión debes planificar tus acciones.

Así, igual que Drazen Petrovich dedicaba mucho tiempo a prepararse y entrenarse, un comercial también debe hacerlo. La venta también implica entrenarse, formarse y planificar la semana. La planificación es un hábito que se debe ejercitar en cada acción comercial que vamos a realizar.

Un deportista de élite de cualquier disciplina y equipo se dispone a rendir sólo un 20%  del tiempo (la duración del partido semanal) mientras que dedica un 80% del tiempo previo a la preparación y planificación.

Siguiendo con el símil del deporte, tú también debes planificar para:

Tener seguridad como persona y profesional ante el cliente.

  • Aprender a gestionar tu agenda y tu tiempo.
  • Analizar la información disponible acerca del cliente.
  • Conocer y estudiar bien el producto y/o servicio.
  • Fijar los objetivos de la visita comercial.
  • Tener claros los argumentos de venta, adaptándolos a tu cliente potencial o fidelizado, para prever posibles objeciones.

Preparar estos puntos te ayudará a que la planificación se convierta en un hábito imprescindible en tu trabajo, pero no es el único…

¡Gracias por leer esto! ¡Esperamos verte en el siguiente hábito!

PD ¿Preguntas? ¿Comentarios? Tu opinión es bienvenida